Howard Johnson CDE

Fuimos en familia a Ciudad del Este a visitar Itaipu, Cataratas y algunos lugares más. Paramos en el hotel HJ CDE, un hotel bastante nuevo. Lindas habitaciones, hermosa terraza y sobre todo una atención estupenda. 

Nos permitieron hacer un early check in y de la habitación fuimos directo a la terraza para un almuerzo que después de unas horas de manejo ya eran muy necesarias.

La carta escueta, pero bien armada. Un menú ejecutivo muy económico teniendo en cuenta los precios de la capital y con porciones generosas.

Pedimos un estofado de ossobuco con polenta que era lo que más pintaba del menú y grata fue la sorpresa. No nos equivocamos. Un plato contundente, sabroso y con gusto a hogar.

La terraza merece un comentario aparte. Ciudad del Este es un lugar que yo considero poco amigable en sentido que no es una ciudad armónica. Mucho ruido, mucho desorden pero con una magia muy suya. La terraza no tiene una vista que pueda enamorar como otras terrazas de hoteles en el mundo. Pero esta terraza esta hecha de manera de rescatar lo mejor de la CDE y dar la armonía que la municipalidad no puede ofrecer.

Luego de un paseo por el centro volvimos a la terraza, esta vez para cerrar el día con una cena ya más protocolar. Estábamos muy cansados por el trajín del día pero de todas formas alcanzo para disfrutar de un fresco vino blanco.

Nuestro desayuno en planta baja fue impecable. Muy bien puesto y la atención excelente.

Luego de dos noches dejamos el hotel, nos permitieron hacer un late check out para que podamos hacer compras en la ciudad con tranquilidad.

Yo creo que en mi próxima visita a CDE  volveré con gusto al Howard Johnson. Espero que sea pronto.

HJ
Terraza Howard Johnson CDE